Blancos cubanos fueron llamados negros

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).-

“Dios hace a diario miles de cabezas y las que le quedan defectuosas las cubre con cabello para esconderlas”… Telly (Koyak) Savalas.-

-o-o-o-o-

Silvina Franco, de Sidney, Australia, pregunta…: “¿Es verdad que al comienzo los cubanos blancos eran tildados de negros en las Grandes Ligas y por eso los expulsaban?”.

Amiga Shina…: El habanero Esteban Bellán pudo jugar sin problemas en la National Association desde 1871 y hasta 1873, con los Troy Hamaykers. No solo fue el primer latinoamericano en Grandes Ligas, sino también el primer pelotero profesional de habla hispana. Pero en la tarde del cuatro de julio de 1911 llegaron a los Rojos dos nativos de Cuba, el tercera base Rafael Almeida, de 24 años, y Armando Marsán, de 23, centerfielder y primera base, ambos cubanos, y estalló una campaña contra ellos, acusándolos de ser negros. El motivo, más que el color de la piel, era que en 1905, habían sido parte de un equipo viajero (barnstorming) de las Ligas Negras.

Pero en las oficinas de los Rojos se las ingeniaron para lograr que la Liga Cubana enviara un documento, asegurado que Marsán y Almeida era descendientes de la realeza española, y seguieron jugando, Almeida hasta tres temporadas, Marsán ocho. Pero todavía ahora aparece un eunuco mental como Peter Bjarkman, quien en su libro “A History of Cuban Baseball: 1864-2006”, dice con una falta de respeto y una falta a la verdad absolutas, que Almeida era “a light-colored mulato” (un negro de claro color), y de Marsan, “displayin skin tones a full shade darker than a significant portion of African-American Negro Leaguers”, o sea que era un negro como la mayoría de los de las Ligas Negras.

Pericarpio Rivas, de Cabimas, pregunta…: “¿Por qué el Estado Zulia ha sido tremendo productor de estrellas para el beisbol?”.

Amigo Perico…: El beisbol es un juego de calor, de verano, y en el Zulia el verano es eterno. Además, la labor de las petroleras, especialmente la Creole, con extraordinarias instalaciones deportivas que sembraron por todo el Estado, estimularon a niños y jóvenes a competir en todo tipo de deporte, y especialmente en el beisbol. Había campeonatos todo el año, con finales de gran relieve.

Richard Garman, de Evansville, Indiana, pregunta…: “Por qué se le llama a esa juagada suicide play?”.

Amigo Rich…: También squeeze play, porque el corredor tiene que arrancar hacia home en el instante oportuno, ni antes ni después. Y si algo sale mal, por ejemplo, si el bateador falla el toque, es out. Un suicidio. Esta jugada de squeeze play debe ser intentada nada más en la última pate de los juegos, cuando una carrera es decisiva. Y solo con un buen tocador y un corredor inteligente, valiente y hábil para los slides, que pueda lanzarse en home para evitar que el cátcher lo toque antes de hacer contacto con la goma.

Ahora en juanvene.com, el archivo de estas columnas y mucho más.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

@juanvene5
5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *