Por qué el pitcher octvo bateador

PARA MIÉRCOLES 24, JUNIO 2015…

JUAN VENÉ EN LA PELOTA…

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).-

“SI un gato negro se te cruza en el camino, eso significa que el animal va hacia algún sitio”… Groucho Marx.-

-o-o-o-o-o-o-

Hoy es día del correo, como todos los miércoles. No puedo responder a quienes no informan sus nombres ni desde dónde escriben. Lo siento.

Arsenio Pérez S. de Valencia, pregunta…: “¿Por qué algunos mánagers de Grandes Ligas colocan al pitcher de octavo en el orden al bate, y no de noveno, como lo hace la mayoría, quién inventó eso y en qué beneficia al equipo?”.

Amigo Chenio…: Hasta las primeras décadas del siglo XX, el pitcher en las Mayores era alineado en cualquiera de los nueve sitios, según sus habilidades para batear. Como se les exigía cada vez más a la defensiva, llegó un momento cuando tenían muy poco tiempo para entrenar bateo, lo que les relegó al último puesto. Tony LaRussa fue el primer mánager de esos tiempos en colocarlo de octavo, porque tenía varios corredores muy rápidos a los cuales podía alinear juntos, noveno, primero y segundo.

Antonio R. Leira B. de Caracas, comenta…: “Es incorrecto llamar ‘partidos’ a los juegos de béisbol, a pesar de la Academia y de los académicos. Partidos son los encuentros deportivos en canchas o campos divididos en dos partes iguales, que ponen siempre, frente a frente, al mismo número de oponentes. Como el fútbol, el rugby, el fútbol americano, el voleibol, el basquetbol, el tennis de campo, en tennis de mesa, el hockey (en todas sus variantes), el polo… En el béisbol, el softbol y el cricket, nunca están frente a frente todos los protagonistas del juego, sino que el bateador se enfrenta a nueve oponentes… Otro caso: Un bigleaguer como el que usted hubiera querido ser, tendría que cobrar sus honorarios en oro, con la Reserva Federal. “Na´guará de pelotero”.

Gilbert J. Santeliz V. de Barinitas, pregunta…: “¿Es cierto que Pete Rose después de sus juegos con los Leones del Caracas, se quedaba horas practicando bateo, y cuáles fueron sus números en la Liga Venezolana?”.

Amigo Gil…: Es verdad. Cuando no tenía el estadio dispuesto antes de los juegos para unos 40 minutos de práctica de bateo, pedía se lo permitieran después, por lo que mucha veces salía del parque de madrugada. Con el Caracas 1964-`65, Pete bateó para 351, cinco jonrones, 19 impulsadas. En la serie final, 455, uno y dos.

David Montilla, de Caracas, sugiere…: “Escriba un libro de puras anécdotas que haya vivido en tantos años cubriendo el béisbol. Situaciones jocosas y serias dentro de las Grandes Ligas. Le auguro mucho éxito si lo hace y creo que serían varios tomos por lo extenso de su carrera”.

Amigo Yiyí…: Ya escribí “Las Mejores Anécdotas del Beisbol”, publicado por Ediciones B, el cual se agotó. Y tengo listo otro con más anécdotas, pero Ediciones B no tiene papel y no quiero traicionarlos con otro editor.

En juanvene.com, esta columna diaria y su archivo.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

Jbeisbol5@aol.com
@juanvene5

5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *