La tragedia de Billy Martin y el nuevo libro de su vida

PARA DOMINGO 28, JUNIO 2015…

JUAN VENÉ EN LA PELOTA…

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).

Billy Martin es el extraño caso de un inmortal del beisbol sin estar en el Hall de la Fama. Será recordado siempre con la misma pasión como ahora, a más de 25 años de su trágica muerte, por el vuelco de su camioneta, durante la noche de navidad de 1989.

Por eso es un éxito notable, el libro de Bill Pennington, “Billy Martin, Baseball´s Flawed Genius”.

¿Era buen mánager? Creo que sí. Y su mayor virtud, ser querido por todos los peloteros, a excepción de Reggie Jackson, quien no quiere a nadie ni es querido por nadie, ni siquiera por él mismo.

Billy era muy agradable, dicharachero, chistoso, amigo de conversar sobre beisbol, gentil hasta que alguien le buscaba pelea. Entonces tiraba el primer puño, por lo que invariablemente pegaba varias veces.

Pereció a los 61 años, cuando George Steinbrenner le había dicho que volvería a dirigir a los Yankees, ¡¡por sexta vez!! Había ganado dos Series Mundiales, y los Yankees suyos eran tan asíduos en la parte alta del standing, que cuando no aparecían ahí, eran noticia destacada.

Mickey Mantle, Joe DiMaggio, Whitey Ford y Phil Rizzuto fueron mejores peloteros que Billy, pero era Billy el consentido de los periodistas y los fanáticos, igual que Steinbrenner era el dueño del equipo, pero Martin el preferido por todos en el ambiente de Yankee Stadium.

Murió Martin alcoholizado. Cuando dirigía a los Yankees, después de cada juego aterrizaba en el club de los periodistas de Yankee Stadium, donde el barman le servía automáticamente cuatro vasos altos llenos de escocés, agua y hielo. Disfrutábamos sus análisis de por qué se había ganado o se había perdido el juego.

Más de una vez nos dijo…: “Hoy perdieron los Yankees por su mánager”. Y recordaba, por ejemplo, que cierto pitcher le lanzó a un bateador demás, y le dió el hit ganador, o cómo dejó batear a un regular en vez del emergente”.

Cuando terminaba ya había tomado todo el whisky. Entonces se despedía cordial, cariñoso, amistoso.

¡Billy, Inolvidable!

RETAZOS.- Unos meses antes de morir, Billy Martin me dijo que estaba organizándose para seguir el ejemplo de su gran amigo, Mickey Mantle, e ingresar a los Alcohólicos Anónimos. Daría esa sorpresa a su esposa Jill, y a todo el beisbol, al inaugurarse la temporada 1990, cuando proyectaba anunciarlo. Por eso, por lo de esa sorpresa, me pidió no publicarlo hasta entonces. Por respeto a la memoria de Billy, y a la viuda, nunca publiqué ésto hasta hoy… ** La lista de los holandeses, curazoleños y arubanos que han jugado o juegan en Grandes Ligas aumenta a 20. Desde Maracaibo, el amigo lector, Augusto Alizo, hace notar que Calvin Maduro, nativo de San Cruz, Aruba, también jugó por esas alturas. Muchas gracias, amigo Yusto…

En juanvene.com, el archivo de estas columnas y mucho más.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

Jbeisbol5@aol.com

@juanvene5

5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *