Feliz fin de semana con rumorama.com  

PARA SÁBADO, JULIO 23, 2016

                  

JUAN VENE EN LA PELOTA..

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE)

 “Pasar todo un domingo viendo dos juegos de Grandes Ligas parece ser un regalo que solo Dios puede hacernos”… J.V.-

 -O-O-O-O-

 contabilidad.com… No conviene reducir juegos en Grandes Ligas, porque además del natural desajuste de cada equipo en la competencia, cambiaría el negocio, y en forma negativa. No es lo mismo vender boletos, derechos de radio y televisión, vallas o espectaculares, souvenirs, comidas y bebidas de 154 juegos por equipo que de 162. ¿Jugar muy temprano en abril y muy tarde en octubre, es incómodo por el frío en muchas ciudades? ¡Cierto, sí lo es! Pero como dije ayer, juguemos las mismas 162 veces en 154 días, solo hay que programar ocho dobles juegos tarde-noche, y vender dobles boletos. Cada equipo tendría apenas un doble juego en cada uno de cuatro meses y dos en cada uno de dos meses, y se mantendrían los 162. ¡No hay de qué!

 

problemasdeméxico.com… Afortunadamente, el presidente de la Liga Mexicana es Plinio Escalante, quien sabe cómo manejar los números y ama a este deporte-espectáculo. No menos de siete de los 16 equipos de su circuito, sufren graves calamidades, desde gobiernos como el de Saltillo, que siendo propietarios de franquicias ponen al frente de los clubes a inexpertos, maleducados y malhablados tipejos, hasta propietarios a quienes les estorban los equipos heredados, como Carlos Peralta de los Tigres. Además de esos dos clubes, tienen grietas que remendar, Olmecas, Broncos, Delfines, Rojos de Veracruz y Rieleros. Plinio ha celebrado reuniones con los otros propietarios, los consistentes, para tratar acerca de una reducción de los 16 equipos a ocho o a 12… ¡Amanecerá y veremos!.

 

otraincongruencia.com… Los mánagers y los coaches de pitcheo de Grandes Ligas deben estar arrodillados y mirando al cielo, a ver si Papa Dios hace el milagro de cambiarle las ideas al comisionado Rob Manfred. El hombre quiere ahora “limitar el número de cambios de lanzadores”. Es decir interferir en cómo dirige cada quien. Cuando esta gente piensa en reducir la duración actual de los juegos, jamás ve al pasado, cuando difícilmente pasaban de dos horas. Y no había un mínimo de cambios de pitchers, ni las otras barbaridades que intentan ahora. Pero los equipos salían y entraban al terreno corriendo, por lo que entre cada tres outs, transcurrían solo 90 segundos o menos, los umpires no revisaban videos, los bateadores no payaseaban para permanecer más tiempo en televisión y en close up, ni duraban cuatro minutos los comerciales de cada tres outs.

 

cooperstowndefiesta.com… Mañana domingo serán elevados al Hall de la Fama los bigleaguers 216 y 217 de la historia, Ken Griffey hijo y Mike Piazza. Otros 95 son los de ligas negras, ejecutivos, mánagers y umpires, para el total de 312. Cerca de 20 mil han jugado en Grandes Ligas desde 1871. Solo los fuera de serie merecen tales honores.

 

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

 

jbeisbol5@aol.com

@juanvene5

5

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *