Martín Dihigo superior a todos los bigleaguers

PARA DOMINGO 18, SEPTIEMBRE 2016…

 

JUAN VENÉ EN LA PELOTA…

 

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).-

 

“Por muy mal que vayan las cosas, siempre pueden empeorar”… Gladiolo Florido.-

 

-o-o-o-o-o-o-

 

Efemérides…: Hace hoy 78 años que Martín Dihigo revolucionó al beisbol mexicano con una hazaña inédita y jamás repetida…: A Leroy (Satchel) Paige y Alberto Romo, dos consagrados lanzadores, les bateó por encima de la escalera o el ciclo.

 

Aquel 18 de septiembre de 1938, con el Águila de Veracruz y frente al Agrario, movió el bate para seis incogibles en seis turnos, jonrón, triple, doble y tres sencillos. Y todo en la vía a titularse en bateo con 387 de promedio. Además, resultó líder de los lanzadores con 0.90 de efectividad, 18 victorias, dos derrotas.

 

A Monte Irvin, quien jugara al lado de Dihigo en México y en las Ligas Negras, le pregunté durante cierta entrevista, cuál había sido el mejor pelotero que había visto. La respuesta…:

 

“No solo ha sido Martín Dihigo el mejor que he visto. En mi opinión, jamás habrá alguien tan bien dotado para el beisbol como él”.

 

Ha sido una lástima que Héctor Espino no jugara en Grandes Ligas. Y es una lástima que no hayan podido ser vistos a ese nivel, Tetelo Vargas, Peruchín Cepeda, Manuel (Cocaína) García y Ray (Mamerto o Talúa) Dandridge.

 

Pero más que una lástima ha sido un crimen, que a Martín Dihigo le cerraran también esas puertas por ser negro antes de 1947.

 

El cubano Martín ha sido el mejor de todos en la historia, incluso Babe Ruth, Joe DiMaggio Willie Mays, Mickey Mantle y Alex Rodríguez.

 

Dihigo bateaba de los dos lados del home-plate con igual fuerza e idéntica coordinación ojos manos para el contacto seguro y constante.

 

Además, con una recta de más de 90 millas, una enorme curva, y memoria privilegiada para recordar las fallas de cada bateador, era pitcher de docenas de victorias anuales.

 

Con una sola de las cinco habilidades puede uno jugar en Las Mayores. Por ejemplo, bateador de contacto (Pete Rose, Tony Oliva). Dihigo las tenía todas, contacto, poder, buen brazo, buenas manos, corría bien las bases, y además era tremendo pitcher. En todas las situaciones, hacía gala de una inteligencia y una agresividad únicas.

 

 

NOTA.- Puedes leer todo el archivo reciente de “Juan Vené en la Pelota”, si entras en internet a “el deporte vuelve a unirnos”.

 

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

 

Jbeisbol5@aol.com

@juanvene5

5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *