Valenzuela obtuvo 19 votos de 506 electores     

PARA MARTES 14, MARZO 2017.
 
JUAN VENÉ EN LA PELOTA…
 
Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).-
     
“Los mejores estudiantes son los taxistas… Apenas terminan una carrera comienzan otra”… Tato.-
 
 -o-o-o-
 
Hoy y mañana son Días del Correo. Todavía hay quienes no informan desde dónde escriben. ¿Enviaste nombre, apellido, tu tema no ha sido tratado recientemente, y lo que escribiste se entiende?.
 
 Jesús Galaviz, de Hermosillo, pregunta…: “Ud. publicó su equipo ideal de todos los tiempos, ¿cuál es su róster fatal de todos los tiemos?”.
 
Amigo Chucho…: ¡Vaya usted  saber!
 
Héctor Marcano, de Adelaide, Australia, pregunta y opina…: “¿Cuándo se empezó a medir la velocidad de los lanzadores o cuándo se intentó hacerlo ?… ¿Cómo han evolucionado los métodos y dispositivos para medirla? Considero que el fulano Clásico del Beisbol y la base por bolas intencional automática, no mejoran el deporte ni el esectáculo. Son un total desperdicio”.

Amigo Jeity…: Desde el siglo XIX hubo inquietud acerca de la velocidad de las rectas. Se opinaba que un lanzador tiraba más veloz que otro, pero a nadie se le ocurrió que podría medirse el vuelo de la pelota, hasta aparecer Bob Feller. Decían que nadie había tirado tan duro, por lo que a los Indios se les ocurrió en 1946, poner a Feller a lanzar en el bullpén, mientras una moto corría al lado de la pelota. “98 millas por hora” dijo el velocímetro. ¿Era lo correcto? Quizá no. Pero nadie podía discutirlo. Desde entonces se ha tratado de medir a cabalidad la velocidad los lanzamientos. El radar había aparecido en 1935 en Inglaterra, pero exclusivamente para la aviación de los aliados en la II Guerra Mundial. En 1954, inventaron el aparato tipo pistola, y pronto se dieron cuenta de que serviría para medir los lanzamientos. Desde entonces, todo ha sido progreso.   
 
Juan J. Cervantes, de Hermosillo, pregunta…: “¿El  Sr. Fernando Valenzuela podrá llegar al Hall de la Fama de Cooperstown por el Comité de Veteranos y cómo hacen esas votaciones?”.
 
Amigo y tocayo…: No, no tiene ninguna oportunidad. Cuando elegimos para la elevación de 2004, él obtuvo apenas 19 votos de los 506 electores, el 3.8%, y necesitaba no menos del 75% para ser elevado. Así fue eliminado como candidato. Y el Comité de Veteranos es un grupo de 11 a 15 personas, y quien logra mayoría de votos es elevado. Una especie de consolación. Pero Fernando ya no es tampoco candidato de los veteranos.
 
Juan Conríquez E. de Puerto Peñasco, pregunta “¿El bateador designado puede ser enviado a ocupar una posición defensiva sin haber tomado turno al bate?”.
 
Amigo y Tocayo II…: Por supuesto, después de entregarse la alineación al umpire. La respuesta es sí, y el alineado como lanzador tendrá que batear en el turno que ocupaba el sustituido por el designado. Regla 6.10(5).
 
NOTA.- Puedes leer todo el archivo reciente de “ Juan Vené en la Pelota”, si entras en internet a “el deporte vuelve a unirnos”.
 
Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.
 
Jbeisbol5@aol.com
@juanvene5      
5
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *