El nuevo estadio no es llamado Héctor Espino  

PARA DOMINGO, NOV. 5. 2017
 
JUAN VENÉ EN LA PELOTA…
 
         
Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).-
 
“Darle larga a lo largo”… Adagio catizo.-

-o-o-o-

Amistosa, fina carta del presidente ejecutivo de los Naranjeros, Dr. Arturo León Lerma, la cual agradezco sinceramente…:

Estimado amigo Juan: Con el afecto de siempre, te informo sobre Héctor Espino, ya que en tu columna escriben desconocedores de lo que Don Héctor significa para Naranjeros, para Sonora y para México.

Los aficionados sabemos de sus hazañas por lo que al fallecer, el siete de septiembre de 1997, el (abandonado) estadio de Hermosillo fue bautizado con su nombre.

La avenida de cuatro kilómetros, que termina en el nuevo estadio Sonora, lleva el nombre de Héctor Espino González. En el punto de partida se instaló su estatua, que ha sido vandalizada. La Directiva ha sumado esfuerzos con los gobiernos Estatal y Municipal, para construír un recinto en el Estadio Sonora, donde la estatua esté bien custodiada y guarecida.

El reconocimiento a Espino es permanente. Me extraña que un hermosillense como el señor Ernesto A. Figueroa O. se queje contigo de lo contrario. Fíjate estimado Juan, lo que hemos hecho y lo que hacemos…:

Participamos en su ingreso al Salón de la Fama del béisbol mexicano, igual que para el Salón de la Fama del Caribe..

Al inaugurarse el nuevo estadio, la avenida principal lleva se bautizó con el nombre de Héctor Espino González. Patrocinamos la edición del libro “Héctor Espino, Humildad y Grandeza”, de Horacio Ibarra Álvarez. Regalamos todos los ejemplares.

Logramos el retiro de su número 21 de todos los parques de la Liga Mexicana del Pacífico. En 2016, propusimos y se acordó que el 21 de octubre de cada año fuera El Día de Héctor Espino, y en cada una de las plazas, se efectúa en esa fecha un homenaje en su memoria. Lo de Hermosillo este año fue notable, grande y hermoso.

Hace 20 años, presentamos un homenaje luctuoso cada siete de septiembre, para recordar la fecha de su muerte.

Invito sincéramente al señor Ernesto Figueroa para que se sume a estos homenajes.

Juan, saludos cariñosos a la familia, Dr. Arturo León Lerma.

RETAZOS.-

Mi aprecido dóctor León Lerma…:
 
Le agradezco hasta el introstícoli sus amistosas letras. Y creo que Ernesto Figueroa también las agradece más allá del toxídulto.
 
Pero la pregunta que sigue sin respuesta es por qué el nuevo estadio de Hermosillo de llama Sonora y no Héctor Espino. ¿Cuál es el secreto?
 
Sospecha la inteligente fanaticada de los Naranjeros que la directiva del equipo, y los gobiernos municipales y estatales de Hermosillo, van a vender eso a cualquier “Aeroméxico”, “Tecate” o “Pacífico”, según el dinero que paguen, muy buen dinero que supone el vulgo, y van a distrbuírselo en cualquier a la combra de una madruada, entre ustedes, Naranjeros, gobernantes estatales y gobernantes municipales… ¡Amanecerá y veremos!.
 
Abrazos mi querido Arturo. Juan Vené.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.
 
Jbeisbol5@aol.com
@juanvene5    
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *