El Gabo era un alegre beisbolero

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).-

“Lo único mejor que el beisbol, es hablar de beisbol”. Gabriel García Márquez

-o-o-o-o-o-

Ahora en juanvene.com, el archivo de estas columnas y mucho más.

Conocí a Gabriel García Márquez, gracias a mis amigos de la Asociación de Escritores Colombianos de Nueva York. No solo me invitaron al homenaje que le rindieron en el Hotel Plaza, hace 11 años, sino que me sentaron a su lado, con ésta espectacular explicación…:

“Porque eres el único no colombiano en el grupo, y porque El Gabo es un fanático tremendo del beisbol”.

Tras la amable y corta presentación  (“mucho gusto… mucho gusto”… “encantado”), lo primero que me dijo el genial escritor de Aracataca fue…:

“Si pudiera, te cambiaría todos los libros que he escrito por tu puesto en los palcos de la prensa de Yankees y Mets”.

Mi reacción fue decirle…:

“Óigame, además de extraordinario en la prosa y en la creación literaria, usted es un exagerado”.

“Nada hay más interesante que un juego de pelota” ripostó, “por lo que me hubiera llenado mi vida plenamente haberme uniformado de bigleaguer, siquiera por un día. Igualmente, de periodista siempre quise dedicarme al beisbol, pero algo ocurría siempre para alejarme de los estadios”.

Y advirtió…: “Quiero agregar que me encanta en fútbol, un deporte de permanentes y profundas emociones. Pero lo adoro solo como espectador, como fanático. El beisbol me hubiera gustado como profesión”.

Durante la cena, por supuesto que hablamos de su producción literaria. Me dijo que él escribía “a cualquier hora”, siempre que sintiera deseos de hacerlo, y advirtió…:

“Afortunadamente, los deseos los tengo muy a menudo”.

Escribió “Cien Años de Soledad” cinco veces, porque cuando revisaba lo que había tecleado pensaba que podía lograrlo mejor.

En cambio, de “Crónica de un Secuestro” me dijo…:

“Es lo peor escrito por mí que se ha puesto en el mercado, porque no revisé el texto ni una vez. Como lo hice la primera vez, así se fue a la imprenta”.

Sin embargo, le hice saber que que me parecía un relato muy emocionante, bien logrado. Pero él se encogió de hombros y rezongó…:

“Bueno, esa es tu opinión… Gracias”.

Inolvidable aquella cena con el magnífico costeño de las letras castellanas.

RETAZOS.- Hablando de colombianos ilustres, el cartagenero de 23 años, Julio Teherán (Bravos), encabeza con éxito resonante una rotación de emergencia. Este equipo perdió a todos sus abridores. Por la vía de los agentes libres nada menos que a Tim Hudson y Paul Maholm, más Kris Medler y Brandon Beachy, quienes se fueron a Alabama para ser operados de los codos. Teherán, con Alex Wood, de 23 años, y David Fiale, 26, se han contituído en tal labor que combinan efectividad de 1.58, dos carreras menos que el promedio de la Liga Nacional, que es de 3.87. Por eso los Bravos son líderes en el este de la Liga Nacional. ¡Van bien, muchachos, van bien!.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú…

Jbeisbol5@aol.com
@juanvene5

Juan vene

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *