Asaltante de Bancos y amante del beisbol

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).-

“Quien sabe de veras, no tiene motivos para gritar”… Leonardo Da Vinci.-

-o-o-o-o-o-

El jefe del FBI (Federal Bureau of Investigations) en 1934, J. Edgar Hoover, declaró a John Dillinger “El Enemigo Público Número Uno”. Y con sus hombres, se dedicó a buscarlo, hasta que una noche, hace 80 años, denunciado por una prostituta celosa, lo mataron.

John hubiera sido tremendo bigleaguer, lanzador o shortstop, en vez de asaltante de Bancos, de fábricas de armas y de otras riquezas. Pero por jugar beisbol le ofrecían muy bajo sueldo. En los años veintes, quienes cobraban cinco mil dólares por toooooda la temporada estaban muy bien pagados, y eran muy pocos. Solo Babe Ruth y dos o tres mas tenían mejores contratos.

había jugado con éxito en high school y como semi-profesional, antes de 1924, cuando cometió su primer robo. Y, ¿quién fue su cómplice? Pues, el mejor umpire de la Liga donde jugaba, Ed Singleton. Los capturaron y a John lo setenciaron a 10 años de presidio.

En el equipo de la cárcel resultó tan buen pelotero, que el gobernador de Indiana, Harry Leslie, gran fanático de la pelota, le vio jugar y comentó…: “¡Es increíble que este muchacho esté aquí preso, en vez de jugar en Grandes Ligas!”.

Cerca del final de su vida, dijo Dillinger…: “De haberme dedicado al beisbol, habría sido por lo mucho que amo a ese deporte, porque los honorarios son miserables”.

Cuando él asaltaba un Banco, que era a cada rato, solía ir a Wrigley Field para calmar su cansancio y sus nervios, y porque era fanático de los Cachorros.

Con su pandilla asaltó docenas de Bancos y mató a muchas personas durante más de 10 años, hasta que lo delató una prostituta despechada, de nombre Ana Cump, también conocida como Ana Sage. “Dillinger va a ir al teatro el domingo en la noche (22 de julio de 1934)” dijo, “y estará acompañado por Polly Hámilton (otra prostituta)”.

A la salida de la función, John opuso resistencia al FBI, y le dispararon. Recibió cuatro balazos, uno en la cabeza. Así murió. En uno de sus bolsillos encontraron una foto del shorstop de los Cachorros, Billy Jurgues.

RETAZOS.- ** Hay muchos candidatos para sustituír al comisionado Bud Selig, de 79 años, quien estará en el cargo gasta el 24 de enero de 2015. Tres son ejecutivos de Major League Baseball, Rob Manfred, Tim Brosnan y Bob Bowman. Los otros, propietarios o altos funcionarios de equipos, Bill DeWitt (Cardenales), Dick Monfort (Rockies), Dave Montgómery (Phillies), Arturo Moreno (Angelinos), Bob Nutting (Piratas), Jim Pohland (Twins), Jerry Reinsdorf (Medias Blancas). Tantos aspirantes porque los honorarios son 18 millones de dólares por año… Digo yo, ¿no?… ** Derek Jeter bateó durante su carrera frente a los Mets, más que contra cualquier otro equipo, promedio de 370. Además, 15 jonrones y 93 impulsadas… ¡Vas bien, muchacho, vas bien!…

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú…

Jbeisbol5@aol.com
@juanvene5
Juan vene

6 comentarios sobre “Asaltante de Bancos y amante del beisbol

  • el 21 mayo, 2014 a las 2:17 pm
    Permalink

    Estoy realmente sorprendido de la cultura de Juan Vene; es extraordinario y en Cuba que hubo muy buenos comentaristas de beisbol, no creo que hay nadie que se le acerque a excepcion, quizas, de Felo Ramirez….Casi todos los dias lo leo y es una enorme biblioteca con un gran juicio…..Felicitaciones.

    Desde Barcelona, España
    Manuel Rodriguez

    Respuesta
    • el 21 mayo, 2014 a las 2:58 pm
      Permalink

      Gracias por tus palabras Manuel. Saludos cordiales.

      Respuesta
  • el 18 mayo, 2014 a las 5:31 pm
    Permalink

    Gracias Juan, leo tu columna desde hace tantos años que ni recuerdo cuantos, siempre tus anécdotas han sido súper interesantes y hasta hoy no dejan de sorprenderme

    Respuesta
  • el 18 mayo, 2014 a las 1:58 pm
    Permalink

    Muy interesante historia del Beibol y la mafia del viejo Chicago. Felicidades y Gracias por seguir escribiendonos..

    Anton

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *