Bigleaguers a Japón ahora, como antes Ruth y Gehrig

Guadalajara, Jal. (VIP-WIRE).

“Soy delantero… No futbolista, sino que vendo delantales”… Tony, el que acaba de salir del closet.-

-o-o-o-

Cada cuatro años van bigleaguers a Japón, y ahora ya les toca. Entre el 11 y el 20 de noviembre irá un All Star para enfrentar a la selección de la máxima categoría de por allá, en Tokyo, Osaka, Saporo y Okinawa.

El róster de Estados Unidos llevará más de 10 latinoamericanos, encabezados por el quisqueyano Albert Pujols. En las oficinas del comisionado preparan ahora el róster junto con el mánager de los Rangers de Texas, Ron Washington, porque él estará al frente de ese equipo.

Ésto de los laaaargos viajes de las Mayores sobre el Pacífico, rumbo a tierras niponas, es una tradición de más de 80 años, porque a fines de la década de 1920, Babe Ruth y Lou Gehrig llevaron allá por primera vez la pelota de Grandes Ligas.

No lo hacían entonces interesados en promover el beisbol, sino en busca de beneficio económico, debido a lo poco que cobraban por jugar en Grandes Ligas. Sin embargo, sin darse cuenta, también promovían este deporte-espectáculo.

El deporte nacional de Japón es el Sumo, especie de lucha olímpica enriquecida con los ritos del área, pero siempre han estado alertas para asimilar el deporte del resto del mundo. Son buenos en pista y campo, voleybol, fútbol y boxeo.

En cuanto al beisbol, llegó a Tokyo a fines del siglo XIX, cuando ya existía la Liga Nacional, pero no la Americana. Lo llevó hasta esa otra cara del mundo, un cura católico estadounidense, a quien enviaron a manera de misionero. Y como había sido contaminado con la afición por lanzar, batear y fildear, llevó en su equipaje un bate y varias pelotas.

Enseñó a sus alumnos que Papa Dios es poderoso, perfecto y magnánimo, igual que es un inmenso placer, batear, una apasionante labor lanzar y fildear tremenda diversión.

Ahora los japoneses tienen dos Ligas Grandes, que pueden compararse con Major League Baseball. La mayoría de los japoneses que han llegado a Grandes Ligas han sido estelares, mientras que algunos estadounidenses han fracasado en la pelota japonesa.

RETAZOS.- ** Los Charros de Jalisco, trabajan intensamente con todo el personal, desde los jefes en el campo de juego, hasta ejecutivos y anexos, para lograr que fanáticos y peloteros sean tratados con la máxima dignidad. Pero no los periodistas. La ubicación de palco de la prensa por el rightfield, es insultante, burlona, indigna, grotesca… ** A los únicos que les queda bien el pantalón hasta el suelo es a los señores integrantes de un mariachi. En cambio, los peloteros se parecen a Pedro Harapos. El presidente de los Charros, Armando Navarro, quiso prohibir eso, como lo hacen los Diablos Rojos, pero lo convencieron de que causaría malestar entre los jugadores. Pues, las figuras grotescas en el campo causan malestar a los fanáticos más decentes…

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

Jbeisbol5@aol.com
@juanvene5
Juan vene

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *