Carta para Babe Ruth el Jesucristo del beisbol

PARA LUNES 12, MAR-2018

 

JUAN VENÉ EN LA PELOTA…

 

“Batear es sencillo. Es hacerle swing solo a lo que se puede conectar bien”… Babe Ruth, 1927.-

 

-O-O-O-O-O-

 

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE). Mi querido Babe…: Soy amigo de unos cuantos buenos curas católicos seguidores del beisbol, como el padre Jul Ricardino, yanquista y de Nueva York, a quien obsequio, hace unos 21 años, un abono de palco en Yankee Stadium para cada temporada. Ayer recibí su cariñoso email informándome que le llegó el de 2018.

 

Pues, el padre Ricardino ha utilizado “más de una vez, con el debido crédito”, mi comparación de que tú, para el beisbol, fuiste como Jesucristo para la humanidad.

 

Cuando apareció Jesús entre los mortales, la situación era muy peligrosa. Se temía cualquier desastre humano. Y él, con su verbo prodigioso, su sabiduría infinita y su dulce caballerosidad, convenció a la gente más rebelde y mala de que mejor era cambiar. Y dio hasta su vida por nosotros.

 

Tú llegaste a las Grandes Ligas cuando la hecatombe, durante la Serie Mundial de 1919 (Rojos-Medias Blancas), parecía enterrar al beisbol. Los espectadores habían dejado de creer en los peloteros, tras la sentencia del comisionado Kenesaw Mountain Landis, sobre ocho de los estelares de Chicago vendidos a los apostadores. Cincinnati ganó la Serie.

 

Y es que entre esos figuró el Clayton Kershaw de entonces, Ed Cicotte, quien recibió 10 mil dólares (más de un millón hoy día) y Joe (Shoeless) Jackson, siete mil. Los otros, Arnold (Chick) Gandil, Claude (Lefty) Williams, Fred McMullin, Charles (Swede) Risberg, George (Buck) Weaver y Oscar (Happy) Felsch.

 

Ellos quedaron fuera del beisbol de por vida en medio del escandalo internacional.

 

Pero llegaste tú, sin el verbo de Jesús, ni su sabiduría, ni su dulce caballerosidad, pero con mucho más poder al bate que Él y una sonrisa que cautivaba a niños y viejos.

 

Los Medias Rojas te mandaron a los Yankees, quienes construyeron Yankee Stadium para tus jonrones. Te hiciste dueño del espectáculo y de todas las calles por donde ibas. Los espectadores volvieron a creer en el beisbol.

 

Jesús y tú, mi querido Babe. Te deseo lo mejor de lo mejor. Abrazos… Juan Vené.

 

RETAZOS.- ** Ichiro Suzuki organizaba su viaje a Japón, donde ya tenía ofertas de dos equipos, cuando surgió la negciación con los Marineros. Por cierto, en Seattle le habían dicho no tener interés en él, pero se les lesionó Ben Gamel, quien estará fuera de juego no menos de seis semanas con músculos dañados en la región abdominal. Ichiro de 44 años, puede batear bien y además, en aquellos predios es una atracción especial para la venta de boletos. Jugó con los Marineros 11 años y 10 veces terminó sobre 300 al bate, incluso un 350 y un 372. Lo firmaron para la campaña de este año por 750 mil dólares. En sus 17 temporadas anteriores ha cobrado 166 millones 331 mil 483 dólares…

 

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

 

Jbeisbol5@aol.com

@juanvene5

5 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.