Por una rabieta nació la primera fábrica de bates

                   Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).-

“Las pelotas que salen de jonrón viajan en primera clase”.. David Chacón.

-o-o-o-o-o-

Nueve hombres, bate en mano, se enfrentan a uno solo que tira pelotas para home. Y los nueve rotan y vuelven con el bate en las manos y su actitud ofensiva. El hombre que lanza debe acercar tanto la pelota a la llamada zona buena, que el umpire sentencie strike, pero tan lejos que el bateador no pueda conectarla bien.

Esto es el corazón del deporte más difícil.

El bate fue una vez cualquier pedazo de la rama de un árbol que cayera en los alrededores de El Cairo. Los faraones egipcios lo recogían para golpear la pelota de los ritos religiosos primaverales, con los cuales suplicaban al Dios Osiris por fertilidad, no solo en el campo, sino también en las mujeres.

Esos ritos en gira por Europa llegaron a Inglaterra y los convirtieron en un deporte llamado cricket, del cual se derivó más tarde en rounders y en 1846 el beisbol. Ya el bate era algo mejor que el pedazo de una rama. Incluso, llegó a tener forma de remo.

Pronto fue exigido por las reglas, cilíndrico y cónico, porque a través de los tiempos se ha inventado todo, bate tras bate, Regla tras Regla, contra los bateadores.

Había, pues, bates, pero no había fábricas de bates, por lo que tampoco había marcas de bates. Cada jugador lo hacía o lo mandaba a hacer con algún carpintero amigo.

La primera fábrica de bates que hubo fue la de los “Louisville Slugger”, nacida tal día hoy, pero hace 134 años, ya que ocurrió el 29 de diciembre de 1884.

Un muchacho de 17 años, llamado John A. “Bud” Hillerich, hijo de un carpintero de Louisville, Kentucky, veía en una tarde del verano de ese mismo año, 1884, un juego del equipo de esa ciudad, los Eclipses. El mejor bateador de ese róster, Peter Browning, tuvo una mala tarde, de 4-0, tres strikeouts. Al terminar el juego, Peter comenzó a golpear con au bate rocas y hierros, hasta destrozarlo.

Bud corrió hasta encontrarse frente a frente con Browning. Le dijo…:

“Puedo hacerle un bate mejor que ese. Solo requiero que me guíe en los pequeños detalles”.

Bud tenía conocimientos de carpintería, porque ayudaba diariamente a su padre. Y esa tarde fue un buen Capítulo para la historia del beisbol.

Bajo las instrucciones de Browning, quien bien sabía lo que debe ser un bate, Bud fue convirtiendo con ayuda del torno, un pedazo de madera de fresno en la figura del bate. En el juego siguiente, Browning conectó tres hits, uno jonrón.

A Bud se le ocurrió que fabricar bates para vender, lo que nadie había hecho, sería un buen negocio.  Y convenció a su padre. El 29 de diciembre de 1884 fue registrada la marca “Louisville Slugger”, la cual ha sido siempre la más famosa, especialmente en Grandes Ligas.     

                   -o-o-o-

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

Jbeisbol5@aol.com

@juanvene5

5

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.