Nadie puede cambiar lo del caso Galarraga

 PARA MIÉRC. 6, MAYO, 2020…

 

JUAN VENE EN LA PELOTA

Coral Gables, Florida (VIP WIRE)

 

“Entonces surgió un especialista en publicidad y opinó…: ‘Eso de coronavirus no es comercial, llámesele Covid-19”… J.V.-

 

 

Si coronavirus lo permite, esta columna cumplirá, en octubre, 60 años prestando servicio diario, de lunes a domingo…

 

-o-o-o-o-

 

Hoy es Día del Correo, como todos los miércoles. ¿Me informaste de la población o la ciudad desde donde escribes?. Muchas gracias.

 

Cásar Romualdo, de Culiacán, me pide…: “Dice mi padre que Ud. tiene una interesante historia acerca de los zurdos en Grandes Ligas en el Siglo XIX, ¿puede publicarla?”.

 

Amigo Ceso…: Tu papá se debe referir a este caso…: Hasta fines del siglo XIX, en Estados Unidos se consideraba de mala suerte ser zurdo. Obligaban a los nacidos así a usar la mano derecha, amarrándoles la mano y el brazo izquierdos. No había jugadores zurdos en el beisbol. Incluso, la primera liga grande, la National Association, jugó siempre, 1871-1875, sin zurdos, y sin zurdos comenzó la Liga Nacional en 1876. El primer zurdo en Grandes Ligas fue el lanzador Robert Mitchell, del equipo de Cincinnati, en 1878. Ahora son zurdos, uno de cada cuatro pitchers de las Mayores, y en total, 11 de cada cien bigleaguers.

 

Ricardo Paredes, de Caracas, pregunta…: “¿Se acredita carrera impulsada al bateador cuando el corredor entra por wild pitch?”.

Amigo Chardo…: No, carrera anotada sin impulsador.

Juan R. Núñez P. de Los Ángeles, pregunta…: “¿Sería posible lograr mediante una demanda judicial, declarar juego perfecto el de Armando Galarraga? Porque ví por televisión algunos abogados hablar del caso”.

Amigo y tocayo…: No. Esos abogados ignoran lo que hablan. Ni ellos, ni los mejores del mundo podrían hacer nada por Armando. Además no hace falta, porque en los records de juegos perfectos aparece el de Armando como uno de los 24, con la explicación de lo que realmente fue…: “06/02/2010/, Det. 3-Clev 0, Jim Joyce blown call”.

     Miguel J. Álvarez, de Cancún, expone…: “Nunca ví jugar a Pete Rose, pero las historias que leo y escucho de los Rojos en la década de los 70s son maravillosas. Veo sus estadísticas y no encuentro una sola razón para que no tenga en vida su lugar en el Hall de la Fama de Cooperstown. Ese es su destino, aún cuando cometió un delito moral, por el cual considero ha cumplido buena penitencia. 30 años es una sentencia ejemplar. Los seres humanos merecemos, tanto el castigo como el perdón.

“Creo justo que Rose, en vida, sea exaltado al Hall de Fama. Es una pena ver que existen peloteros con sospechas de haber usado y traficado con sustancias prohibidas y han sido elevados, mientras Rose ni siquiera puede ser considerado”.

      ATENCIÓN.- Puedes leer el archivo de “Juan Vené en la Pelota”, en “el deporte vuelve a unirnos”.

 

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

 

jbeisbol5@aol.com

@juanvene5

5

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.