Sentenciados a muerte   jugaban por sus vidas

PARA MARTES, ABRIL 13, 2021…

JUAN VENÉ EN LA PELOTA

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).-

“El amor que nos brindan los animales es incondicional”… Pedro Sevcec.-

-o-o-o-o-

Hoy es Día del Correo y mañana miércoles también.

Martiniano Zazueta, de Mazatlán, pregunta…: “¿Es mexicano Sergio Romo, como afirman, incluso periodistas, narradores y comentaristas?  

 

Amigo Ñaño…: Romo (Atléticos) no es nativo de México. Hace 38 años, desde que nació, que es de Brawley, California. Solo habla inglés y su pasaporte no es mexicano sino estadounidense.

Ronald Esis y su hermano Renild, maracaiberos, escriben desde Chía, Cundinamarca, Colombia, dicen: “Recordamos con mucho honor, la vez que tuvimos el privilegio de desayunar contigo en el diario “La Verdad”. Guardo como un tesoro nuestra conversación sobre distintos tópicos de béisbol, que tanto nos gusta. Te admiramos, hemos seguido tus programas de televisión, las columnas diarias y tus finísimos libros”.

Amigos Nald y Chi…: Muchas gracias. Saludos.

Óscar A. Sanabria, de Yaritagua, pregunta…: “¿Cierto que en Estados Unidos hubo un equipo integrado por presos condenados a prisión perpetua y a muerte?”.

Amigo Caro…: A prisión perpetua no. Eran puros condenados a muerte, pero mientras permanecieran en el róster, aplazaban las ejecuciones. Ocurrió a comienzos del Siglo XX, y los llamaban, “The Death Row All Stars” (El All Stars de la Fila de la Muerte). Estaban en la Wyoming State Penitentiary, en el pequeño poblado de Rawlins, y llamada “The Crossbar Hotel” (El Hotel de los Barrotes Cruzados). Es ahora es un museo, visitado por miles de turistas.

Entre aquellos presos peloteros hubo un mexicano de Zacatecas, Roberto (Bobby) Guzmán, de 28 años de edad, sentenciado por asalto, robo y homicidio. Una tarde, el director de la cárcel, Felix Alston, le informó que debido a sus fallas en los dos últimos juegos quedaba fuera del róster, y que sería ejecutado la siguiente semana. Roberto no pudo esperar ese día. Se suicidó ahorcándose él mismo al colgarse en su celda con tiras que hizo del uniforme de presidiario.

La idea del equipo fue de Alston, porque era fanático el beisbol y admirador de Ty Cobb.

Freddy R. Castillo V. de Trujillo, Perú, opina y pregunta…: “Estoy de acuerdo, si en mi país, Venezuela, no apreciaron su biblioteca, bien que la donara a los mexicanos. Y seguro que usted ama tanto a Venezuela como a México. Ojalá hubieran más venezolanos como usted. Y una pregunta, ¿si José Altuve se retirara este año, en cinco años más sería elevado al Hall de a Fama?”.

Amigo EfeErre…: Altuve solo ha cumplido 30 años y ha jugado 10 temporadas. Paciencia. Tiempo al tiempo.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú. 

jbeisbol5@aol.com

@juanvene5

5

 

2 comentarios en «Sentenciados a muerte   jugaban por sus vidas»

  • el 14 abril, 2021 a las 3:20 pm
    Enlace permanente

    Don Juan, muchas felicidades por su columna. Respecto a Sergio Romo, le comento lo siguiente:

    La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, establece que:

    Artículo 30. La nacionalidad mexicana se adquiere por nacimiento o por naturalización.

    A) Son mexicanos por nacimiento:

    I. Los que nazcan en territorio de la República, sea cual fuere la nacionalidad de sus padres.

    II. Los que nazcan en el extranjero, hijos de padres mexicanos nacidos en territorio nacional, de padre mexicano nacido en territorio nacional, o de madre mexicana nacida en territorio nacional;

    III. Los que nazcan en el extranjero, hijos de padres mexicanos por naturalización, de padre mexicano por naturalización, o de madre mexicana por naturalización, y

    IV. Los que nazcan a bordo de embarcaciones o aeronaves mexicanas, sean de guerra o mercantes.

    Le saludo con afecto desde Cd. Obregón, Sonora, México.

    Respuesta
    • el 16 abril, 2021 a las 12:25 pm
      Enlace permanente

      F.O.CH….: Lo único que digo es que Sergio Romo no nació en México.
      Ni tiene pasaporte mexicano, ni habla castellano.
      Juan Vené.-

      Respuesta

Responder a Félix Octavio Chávez Peñúñuri. Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.