Un juego que necesitó   sólo 58 lanzamientos

PARA MARTES, JUNIO 14, 2022…

JUAN VENÉ EN LA PELOTA

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).-

“Un Continente en el cual crean que el reggaetón es música, es un conglomerado con la cultura sucia y por los suelos”… Joseph McKadew.-

-o-o-o-

Hoy martes y mañana miércoles son Días del Correo. Por favor, envía tu nombre y la población o ciudad desde donde escribes.

Buster Foxx, de Brooklyn, pregunta…: “¿Cómo fue lo de la tragedia ocurrida con el hijo de Steve Sax?”.
Amigo Bus…: El Capitán, John J. Sax, de 33 años, hijo de Steve, era piloto de aviación de los Marines. Y con otros cuatro aviadores entrenaban en un desierto, a 150 millas de San Diego, a bordo de uno de esos helicópteros de guerra que se convierten en aviones, un Osprey. El aparato se estrelló y todos murieron. Hace años que denuncian a esas máquinas como muy peligrosas. Steve Sax, como segunda base, fue parte de los Dodgers ganadores de dos Serie Mundiales entre 1981 y 1994.
Luis Capote, de Catia La Mar, pregunta…: “¿Cuál ha sido la cantidad menor de lanzamientos de un juego de nueve innings en Grandes Ligas?”.
Amigo Lucho…: 58, el 10 de agosto de 1944, por Red Barrett, de los Bravos, entonces de Boston, frente a los Rojos. Le conectaron dos hits, no dejó a nadie strikeout, no concedió base por bolas, el juego duró 1:15 horas y lo ganó 2-0.
 

Clemente Pertinone, de Orlando pregunta…: “¿Cree que los Medias Blancas boten a Tony LaRusa?”.

 

Amigo Clem…: Para eso es que contratan a los mánagers. Tony es abogado, pero en este caso no tendrá cómo defenderse.

 

Martín Hernández P. de Santiago Rodríguez, Dominicana, pregunta…: “¿Los propietarios de equipos pagan esos salarios exagerados porque ellos ganan más que tales multimillones?”.

 

Amigo Tino…: En algunos casos sí. En otros, los dueños de equipos cargan sus pérdidas a relaciones públicas.

 

Ramón del C. Véliz, de Churuguara, pregunta…: “Lo de “Nat King” cuando escribe el nombre de Gerrit Cole, ¿es un invento de Ud?. Y si así lo fuera ¿Por qué?”.

 

Amigo Moncho…: Nat King Cole, o  Nathan Adam Coles, fue un gran señor, fino amigo. Cuando ganó El Guicaipuro de Oro, aceptó viajar a Caracas para recibirlo. Le encantaba la ciudad y el Caracas Hilton. Fue un huésped cómodo de atender y de satisfacer. Posteriormente, me invitó a su casa, en Santa Mónica, California, y me colmó de atenciones entre grupos de sus amables amigos. Hablaba maravillas de Venezuela. Me sentí muy adolorido cuando en 1995, apenas a los 45 años, murió de cáncer pulmonar.

 

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú. 

 

ATENCIÓN.- Puedes leer el archivo de “Juan Vené en la Pelota” en internet, entrando por “el deporte vuelve a unirnos.

 

jbeisbol5@aol.com

@juanvene5

5

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.