Columna

Otra carta que llega  desde el Más Allá.-   DE LUKE APPLING         A LUIS APARICIO

PARA LUNES, 8, MAYO, 2023

JUAN VENÉ EN LA PELOTA…

 

Mi querido Luisito: En este Más Acá, que Uds. llaman El Más Allá, estamos celebrando desde ahora tus 90 años de edad, que cumplirás el 29 de abril del año que viene, más los 40 años de tu elevación al Hall de la Fama, en julio de 1984.

 

Recuerdo, como si hubiera sido ayer, a los Medias Blancas de aquella romántica época. Después de haber sido yo el shortstop de ese equipo, llegó en 1950 un venezolano grandote, muy chistoso y siempre sonriente, llamado Alfonso (Chico) Carrasquel. Por eso, pasé a ser coach del infield.

 

Apenas cuando nos preparábamos para la temporada de 1959, me informaron, vamos a cambiar a Carrasquel, porque traeremos a otro shortstop venezolano, llamado Luisito Aparicio.

 

Y transformaste al club de tal manera, que en ese octubre llegamos hasta la Serie Mundial frente a los Dodgers. Siempre recuerdo que le conectaste doble a Sandy Koufax. 

 

Desde tu llegada fuimos un equipo muy agresivo. Tanto, que los fanáticos comenzaron a llamarnos “los go go”, especialmente por tus frecuentes robos. Bueno resucitaste el robo de base, enterrado como estaba desde los jonrones de Babe Ruth. Figura en la historia un año, 1950, cuando el campeón de la Liga sólo robó 15 veces, Dóminic DiMaggio.

 

Y tú te armaste para ser líder de la especialidad nueve veces seguidas desde tu llegada, cuando además, fuiste El Novato del Año.

 

Tú en la Liga Americana y Mary Wills en la Nacional, resucitaron el robo de bases. Casualidad, los dos eran shortstops.

 

Por cierto, como shortstop fuiste el mejor tu época. ¡Qué manera de conocer cada bateador de la Liga, de sacarle provecho absoluto a los instintos!

 

Y al bate resultaste insigne con corredores en las bases, porque te empeñabas en adelantarlos, aún cuando fueras out. Por eso los mánagers siempre te tuvieron en alta estima. Jugabas ciento por ciento para el equipo.

 

Seguramente recordarás que me agradaba ver cómo te uniformabas. Eras un rito de la elegancia, una manera de salir al terreno lo mejor vestido posible. 

 

Lamentablemente Luis, eso se ha perdido. Los bigleaguers ahora parecen payasos borrachos jugando softbol sancochero, en vez de máximos representantes de tan bonito juego que era el beisbol.

 

Peloteros con tú, Willie Mays, Joe Di’Maggio, Roberto Clemente, Phil Rizzuto y Pee Wee Reese, podrían ser modelos ante tanto desastrado de hoy día en los estadios.  

 

Un abrazo, amigo Luis, junto con mis mejores deseos. Cuídate mucho. Te necesitamos… Luke.

 

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

 

ATENCIÓN.- Puedes leer el archivo de “Juan Vené en la Pelota” en internet, entrando por “el deporte vuelve a unirnos.

 

jbeisbol5@aol.com

@juanvene5

5

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.