Columna

LLEGA OTRA CARTA DESDE EL MÁS ALLÁ LA DE CÉSAR TOVAR A JACKSON HOLLIDAY

PARA LUN. ABRIL, 1RO. 2024

JUAN VENÉ EN LA PELOTA…

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).

Admirado Jack: Si pensabas que, a estas alturas, estarías jugando en Grandes Ligas, pues, yo también. Y creo que igualmente lo creía toda la gente del beisbol.

Menos el mánager de tu equipo, los Orioles, Brandon Hyde. Porque, o él considera que necesitas más experiencia, o es que obedece órdenes, por el deseo de los ejecutivos de alargar tu fecha de arbitraje y agente libre, ya que, irremediablemente, vas a ser de los mejor pagados en Grandes Ligas.

Eso suele ocurrir en el beisbol. Por eso te han mandado a Triple A, no obstante ser el mayor prospecto en la organización y de los más valiosos en todo el beisbol.

Por algo te dieron el año pasado ocho millones 190 mil dólares por tu firma. Desde luego , tienes buenos genes, hijo nada menos que del outfielder, Matt Holliday, quien fuera llevado a siete Juegos de Estrellas en sus 15 años de bigleaguer.

Bueno, amigo Jack, te escribo, porque si alguien puede hablar de las menores, con aquellos laaaargos viajes en autobuses, ida y regreso el mismo día, soy yo. Estuve en eso durante seis temporadas, hasta 1965, cuando los Twins, finalmente me subieron.

Jugué en Grandes Ligas hasta la temporada de 1976, cuando había cumplido mis 36 años. Me llamaban, “Pepa´e Burra”, nunca supe por qué. Pero tampoco me disgustaba. Me parecía un sobrenombre gracioso.

Mi mayor logro en el beisbol, fue merecer la confianza de un mánager tan aferrado a las victorias como lo fue Billy Martin. ¡Mi apreciado Billy!… Una vez me dijo:

“Para mí, nada en la vida es más grande, más sublime, ni disfruto más, que ganar un juego. Óyeme César…: no cambiaría una victoria en Grandes Ligas ni por una noche íntima con la mujer más hermosa y más bella del mundo”.

Permanecí 12 años en Grandes Ligas, porque él confiaba tanto en mí, que me llevaba donde quiera que iba a dirigir. Yo no tenía grandes habilidades, pero sí le ponía el ciento por ciento al juego, también era frenético por las victorias y era capaz de jugar en cualquiera de las nueve posiciones.

Te digo, amigo Jack, fui un bigleager muy feliz; y era la época de los salarios bajos. Comencé cobrando apenas cuatro mil 500 dólares por toda la temporada y lo más que me pagaron, fueron 59 mil.

Jugué con Twins, Phillies, Rangers, Atléticos y Yankees hasta 1976; y desde el 14 de julio de 1994, estoy en éste Más Acá que ustedes llaman Más Allá.

Fui el segundo, tras de Dagoberto Campaneris, que apareció en las nueve posiciones de un mismo juego.

Mi consejo: ponle todo a cada jugada, disfruta el beisbol y ofrécele mucho.

Un abrazote… Pepa´e.

Jbeisbol5@aol.com
@juanvene
5

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.