Columna

Las lesiones son el peor enemigo de los peloteros

PARA SÁBADO 1RO, JUNIO, 2024.

JUAN VENÉ EN LA PELOTA…

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).

“¿Qué hubiera sido de la carrera de Mickey Mantle sin lesiones?”… Dick Young.

-o-o-

El mexicano de Etchahuaquila, Fernando Valenzuela, pudo ser mejor lanzador de lo que fue, manejado por un mánager que le cuidara su brazo como no lo hizo Tom LaSorda.

El zurdo de la screwball ganó 173 juegos y perdió 153, con efectividad de 3.54, entre 1980 y 1997.

Pero en sus últimas siete campañas, 34-49, 5.72. Lógicamente, su brazo no era el mismo, estaba lesionado.

La historia más patética de lesiones en Grandes Ligas ha sido la de Mickey Mantle, quien sufría de ostioporosis, por lo que necesitaba jugar con las piernas vendadas hasta la ingle.

En 1961, cuando Roger Maris superó con 61 el record de jonrones de Babe Ruth en una temporada, Mantle disparó 54, no obstante permanecer fuera de la acción por lesiones, durante más de una semana.

Ha sido Mantle el único pelotero con poder al bate notable, tanto a lo derecho como a lo zurdo.

Las lesiones no perdonan a nadie. Atacan tanto igual al mejor de los jugadores, como al más modesto. La única fórmula exitosa para evitarlas es no jugar.

Ahí está fuera de juego por segunda vez en su carrera con una rodilla lesionada, el joven litoralense, Ronald Acuña. Su entrega al juego es de las más intensas, sus habilidades extraordinarias. Pero a nadie perdonan las lesiones.

Mark (El Pájaro) Fydrich fue sensacional con los Tigres en su primera temporada. Le hablaba y le cantaba a la pelota en pleno juego. Llenaba todos los estadios.

Pero después de ganar 19 veces en su debut de 1976, con nueve derrotas y efectividad de 2.34, nunca más fue buen pitcher. Solo pudo sobrevivir en el beisbol cinco años.

De Tony Conigliaro, todos pensábamos que iba a ser un bateador histórico, hasta que una recta le destrozó la cara. Tuvo que retirarse en 1975, a los 30 años de edad.

David Wright, el tercera base símbolo de los Mets, apenas pudo jugar buen beisbol hasta los 26 años, se retiró a los 28; y hora, a los 41, es despedido con homenajes por su equipo de siempre.

Al Hall de la Fama de Cooperstown, han sido elevados 346 personajes del beisbol. Más de cuatro veces esa cifra se han visto obligados a retirarse antes de tiempo, debido a las lesiones.

Como, Johan Santana en 2012; Grady Sizemore en 2015; Nomar Garcíaparra en 2009; Brandon Webb en 2009; Dave Stieb en 1998; Don Mattingly en 1995; Eric Davis en 2001; J.R. Richard en 1980… Y docenas más.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

ATENCIÓN.- Puedes leer el archivo reciente de “Juan Vené en la Pelota” en google, entrando por “el deporte vuelve a unirnos”.

@juanvene5
jbeisbol5@aol.com
5

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.