Columna

Un seminarista lanzó por los Tigres en las Mayores

JUAN VENÉ EN LA PELOTA…

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).

“En el beisbol, hay que tener paciencia y tomar con resignación lo malo junto con lo bueno. Después de todo, ésto es solo un juego”… Tom Yawkey, quien fuera propietario de los Medias Rojas.

-O-O-

Hoy, como todos los miércoles, es Día del Correo. Si me escribes, no olvides enviar tu nombre completo y la población o ciudad desde donde lo haces. Gracias.

Nerio Swatt, de Júpiter, Florida, pregunta: “¿Cuándo fue que Ty Cobb subió a la tribuna de los Highlanders, más tarde Yankees, y golpeó a un fanático?”.

Amigo Yeyo: Ocurrió el 16 de mayo de 1912, cuando el presidente de la Liga Americana, Ban Jonson, suspendió a Cobb indefinidamente, lo que provocó una huelga de los peloteros de Detroit, la primera en la historia del beisbol.

Incluso, después de un día libre, y porque si no jugaban multaban al club con cinco mil dólares diarios, los Tigres aparecieron el 18, con el peor róster que se ha visto, porque eran peloteros improvisados. El pitcher fue un seminarista llamado Al Travers, quien se ordenó poco después. Los Atléticos, en Philadelphia, les ganaron 24-2.

Gualberto Paredes Q. de San Juan de Puerto Rico, pregunta: “¿Cómo es posible que en los estadios de Grandes Ligas no se recuerde cada año que el 19 de junio de 1846 fue cuando se jugó beisbol por primera vez bajo las Reglas escritas por Alexánder Cartwright; y que los New York Nine les ganaron a los Knickerbocker 23-1?. Porque considero que eso ha sido muy importante”.

Amigo Beto: Creo que a pocos les importa y menos que a pocos, al comisionado Rob Manfred y a sus socios, ESPN y FOX.

Jesús A. Hernández B. de Punto Fijo, pregunta: “¿Alguna vez se ha sentido usted decepcionado, porque un pelotero no sea elevado al Hall de la Fama de Cooperstown?”.

Amigo Chucho: Nunca me ha decepcionado ni me decepcionará, la opinión de la mayoría de mis compañeros periodistas.

Douglas Terán, de Caraballeda, opina, pregunta y se responde: “La ludopatía es una enfermedad caracterizada por un fracaso crónico y progresivo en resistir los impulsos de jugar apostando dinero.

“Si tal concepto es cierto, ¿por qué estos peloteros apostadores no son sometidos a un tratamiento, para controlar y ayudar a estos seres, humanos como quienes los juzgamos?.

“¿O será más fácil desecharlos para aparentar trabajar con un torcido modelo de disciplina, que aplica solo para a quienes a ellos les conviene?… Ésto es para reflexionar”.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

ATENCIÓN.- Puedes leer el archivo reciente de “Juan Vené en la Pelota” en internet, si entras en Google, por “el deporte vuelve a unirnos”.

jbeisbol5@aol.com
@juanvene5
5

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.