Columna

Por qué comenzaron a fabricar los bates

JUAN VENÉ EN LA PELOTA…

Coral Gables, Florida (VIP-WIRE).-

“Si tu esposa es de mal carácter, jamás lleves el bate a tu casa”… Ted Williams.

-o-o-

Cada quien bateaba con lo que pudiera conseguir. ¡Hasta aquella tarde de 1884!

A John (Bud) Hillerich, un joven recién graduado de High School, le encantaba el beisbol. Su papá, quien llevaba el mismo nombre, era propietario de una acreditada ebanistería en Louisville, Kentucky.

A Bud le agradaba la profesión de su padre, por lo que al graduarse, se dedicó a ayudarlo.

Durante el verano, Bud iba a ver los juegos del equipo local, los Eclipses. Una de esas tardes, sufrió al quebrarse el rolo que usaba para batear Pete «Old Gladiator» Browning, uno de los peloteros de su club. Y observó cómo Pete y otros jugadores, trataban de repararlo con clavos y tape.

Pete terminó bateando con algo que le brindó un compañero de equipo.

Después del juego, Bud lo invitó a ir al taller del viejo Hillerich, para tratar de hacerle un bate adaptado a su gusto y necesidades.

Aquel experimento les tomó alrededor de dos horas, hasta que Pete dijo estar conforme con lo que probaba en sus manos.

Así nació la primera marca de bates, “Louisville Slugger”, porque Pete conectó al día siguiente tres hits en tres turnos y la noticia de que le habían fabricado un bate a su gusto, voló a gran velocidad por todo el mundo del beisbol. Centenares de jugadores clamaban entonces para que les fabricaran sus bates.

Bud y su padre vieron que aquello podía ser una divertida y productiva industria, y se prepararon con máquinas y entrenando operarios para la fabricación de bates al gusto de cada bateador.

Hoy día la fábrica continúa más activa y millonaria que nunca desde 1884. Y funciona el museo del bate, por lo que en el centro de la ciudad se lee sobre un edificio: “The Louisville Slugger Museum & Factory”, donde a diario reciben a centenares de visitantes.

Eso está ubicado en el 800W Main St. Louisville, KY, 40202. La exhibición permanece abierta todos los días, hasta las cinco de la tarde y el número telefónico es 877-775-9443.

En 1905 la fábrica de bates ya era poderosa. Ese año, Honus Wagner, fue el primer pelotero en firmar contrato para imprimir en los bates su autógrafo, y venderlos al público con el sello de «Louisville Slugger».

Wagner fue utílity de los Piratas y extraordinario bateador, durante 21 años, hasta 1917.

Gracias a la vida que me ha dado tanto, incluso un lector como tú.

jbeisbol5@aol.com

@juanvene5

5

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.